Doctora cubana denuncia desde el exilio la corrupción en el sistema de salud pública de la Isla

La doctora cubana Arlen Quintana, residente en Costa Rica (ADN CUBA/GRANMA)

La doctora cubana Arlen Quintana, residente en Costa Rica, compartió las corruptas situaciones que vivió en el sistema de salud pública de la Isla, el cual, asegura, no tiene las condiciones para enfrentar una crisis epidemiológica como la del coronavirus.

En entrevista con ADN Cuba, la médica de 29 años comentó que se graduó en 2013 y su primer trabajo fue en la Sierra Maestra, donde apenas veía a 200 pacientes en casas que eran muy distantes.

Quintana comentó que en este lugar empezó a vivir la corrupción y las malas prácticas en dicho sistema, debido a que en varias ocasiones le pidieron alteración de documentos y aportar falsos resultados.

La situación también se repitió cuando empezó a dirigir el policlínico “Víctor Cortina Aruz”, en Granma, mientras realizaba la especialidad de Medicina General Integral.

“El municipio pedía algo y mis médicos no lo podían cumplir porque era demasiado. Había que inventar nombres, inventarle enfermedades, y reportarlas para cumplir”, reiteró.

La doctora también agregó que le ordenaban maquillar la falta constante de medicamentos y en el caso de las jeringas, por no haber suficientes, se pedía a los enfermos llegar con ellas al centro de salud.

“Si usted abre un frasco de colirio solo puede usarse a partir de ese momento siete días, pero hay que cambiar fechas, porque si vienen los funcionarios y no tienes los medicamentos en el stock, hay un problema”, manifestó.

Quintana aseguró que la Isla no tiene la capacidad para enfrentar emergencias epidemiológicas y esto se ha comprado con la falta de respuesta por parte de las autoridades durante las crisis del dengue y el colera.

“Cuando el cólera nos quedamos sin sueros para hidratar a los pacientes. Entonces teníamos diez camillas, la sala llena, los pacientes con diarrea y solo teníamos tres o cuatro equipos de suero”, añadió.

Para ella lo más decepcionante de su labor como médica en el territorio cubano fue estar hasta las altas hora de la noche escribiendo un informe con datos falsos.

“Lo que más me decepcionó fue estar hasta las 11 de la noche escribiendo algo que no existe y no se trabaja bien así, nadie ejerce con amor, porque sabes que no estás haciendo algo que realmente vale. Estás dando un número que alguien quiere que des por alguna razón que realmente no tiene sentido”, manifestó la doctora.

Aunque tuvo que dejar a su hijo pequeño en la Isla y tiene problemas para encontrar trabajo en el país centroamericano, ella asegura que no tienen intenciones de regresar a Cuba mientras exista el actual gobierno.

“Yo no quiero volver allá así. Es mi patria, la amo, nunca dejaré de amarla, y me encantaría volver, pero de otra manera. Si no cambia la forma de gobierno, creo que prefiero intentar sacar a los míos porque no hay futuro”, señaló.

Fuente: Periódico Cubano

 

Facebook Comments
error: Content is protected !!