3 años y 8 meses sin tocarte. Es la segunda vez en la vida que me haces sentir el hombre más feliz del mundo .

Una vez más se repite la historia de cubanos que se separan por largas temporadas de sus seres queridos y por disimiles razones de la vida. Ahora las redes sociales se apoderan de un viaje a Cuba por sorpresa, el cual fue el propósito de Carlos Manuel, cubano que decidió volver a Cuba para tomar entre sus brazos a su pequeña hija, la cual llevaría al menos 4 años sin poder ver.

Tanto Carlos como su hija, llevan el mismo tiempo sin sentir esos cálidos abrazos y besos llenos de amor y felicidad, y fue por ello que el viaje se hizo por sorpresa, para de esta manera, convertirlo en algo especial e imborrable.

Todo ocurrió en la escuela de la niña, gracias al apoyo de los profesores, el Carlos puedo ingresar al aula y esperarla allí, sin que ella supiera absolutamente nada.

Una cubana facilitó la llegada de la pequeña hasta donde su padre, sin que ella estuviera al tanto, pero cuando ambos se vieron, fue imposible no hacer evidente la emoción, el regocijo y la alegría plena.

Sin dudas ese abrazo fue el más profundo de sus vidas, han pasado muchos años a la distancia y sin dudas ese cariño y ese calor de padre e hijo, siempre hace falta.

 “3 años y 8 meses sin tocarte. Es la segunda vez en la vida que me haces sentir el hombre más feliz del mundo te amo mi vida”, expuso Carlos luego de sorprender a su hija.

Facebook Comments
error: Content is protected !!